Carta a un sueño de mujer.

Hola amor, sé que caminamos juntos a la orilla de la mar, cogidos de la mano y envueltos en su blanca espuma… te dejaste llevar por el ansia de sentirte amada. Sé que escribiste mi nombre en la arena de la playa junto al tuyo entrelazado, y yo escribí mil veces… ¡Te amo!.  Está amaneciendo… y llevo prendido de mi piel tu aroma y el sabor de tus besos en mis labios. Aún tu calor estremece mi cuerpo húmedo por las caricias que me has dado. Recuerdo tus palabras como en sueños, y renacen mis sentimientos que ayer estaban desmayados.

Está amaneciendo en mi pensamiento, en mi corazón, y en mi alma, porque sé que te amo y tú me amas… que todo es cerrar los ojos y volver a tenerte a mi lado. Regresar nuevamente a la playa y ver que las olas nuestros nombres han borrado. Y mientras amanece….otra vez nos amamos y volvemos a grabar nuestros nombres que las olas de han llevado…

Mientras tanto seguimos amándonos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cartas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Carta a un sueño de mujer.

  1. Carmen dijo:

    Buenos mediosdías de domingo:
    ¿Te apetece un vermut? Sé que son horas de eso, así que me he permitido la valentía de traerte uno.
    He aprovechado esta inesperada visita que te hago para expresarte lo \’metepatas\’ que a veces soy, ¿puedo llegar a ser tan cargante? Pues sí…
    Te explico por encima y sé que entenderás, he estado abusando de la amistad y de la paciencia de un amigo (al menos considerado así por mí) Es decir, he querido estar tan pendiente, y lo que me he convertido es en una egoísta…
    Lo que pasa es que, cuando uno comienza una amistad hay tantas lagunas ¿no crees? Se ignoran tantos datos, gustos, del otro, y es por eso que yo he metido la pata.
    Espero que este, mi amigo, sepa disculparme en la medida en que pueda y que por supuesto voy a subsanar mi error. De nuevo millones de gracias.
    Carmen.
    Perdóname la grosería por no comentarte antes: esta entrada de tu blog es una de las cosas más bonitas que he leído nunca, me alegro de que estés así, de que esté floreciendo en tí todo aquello que una vez dejastes dormir.

  2. Carmen dijo:

    Que esta noche las estrellas te guíen hacia esa morada, dulce morada, ese estudio en el que eres tan necesario y en el que sin tí, falta la pieza más importante.
    Que la luz de la luna te indique donde debes atracar esta noche para sentirte querido hasta el amanecer y, una vez haya amanecido, que la luz del sol te haga llegar el calor del amor compartido.
    Dulces sueños querido navegante.
     
    Carmen

  3. Ruben dijo:

    Saludo a mi amigo navegante y vuelvo a los lares donde desea prosigamos nuestra comunicación. Si es tu deseo, será aquí donde intercambiemos nuestros mensajes. Desde luego mi preferencia era el correo, pero en vista de los motivos personales que te llevan a abandonar aquel medio idóneo para una intimidad más cercana, no existe inconveniente, hasta comprendo suponga un esfuerzo dedicar excesivo tiempo a responder. Dicho esto mi querido amigo, hoy te traigo dos pequeños sonetos rescatados de la memoria histórica de la literatura de estas Islas, con el deseo que engrosen tu voluminosa colección de relatos y poemas sobre la mar.     
    Las penitas que yo sientoson cual las olas del mar:que unas penitas se vieneny otras penitas se van.(El Socorro, Tenerife, colección de José A.Díaz Rodríguez y sus alumnos.)
    Gran Canaria:¿No ves aquella barquillaen el mar dando vaivenes?así está mi corazóncuando te llamo y no vienes.
    Espero te gusten. Recibe un beso de tu admiradora.
    Yaiza
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s