SUPERSTICIONES EN LA MAR

img228/7403/supersticionesdt1.gif

Para quienes desconocen el medio, les sorprenderá que las supersticiones marineras han influido en la historia de la navegación, seguramente debido a que el universo marino y lo que comporta en sí, al ser hostil y desconocido desde tiempos antiguos, siempre ha representado un temor y un misterio para el hombre de mar, creándole una sensación de vulnerabilidad a bordo tan solo superada por rituales supersticiosos basados en el innato temor del ser humano a lo desconocido.

 

Por todo ello muchas son las supersticiones que se han venido teniendo en cuenta a la hora de hacerse a la mar, y como sería prolijo reflejar todas ellas, propongo entresacar algunas de las más conocidas y curiosas. Si nos remontamos siglos atrás, podemos conocer en primer término las relacionadas con las creencias religiosas. 

 

Así tenemos el caso de que un marinero hallado borracho en tiempo de servicio se exponía a recibir 24 latigazos. Y de ahí viene que los nuevos reclutas del mar solían ser advertidos por los viejos navegantes: “Muchacho, si te tatúas un crucifijo en la espalda estás salvado,” ya que pensaban que del contramaestre para abajo nadie osaría levantar el látigo contra el rostro de Cristo. Y aun en tal caso, el mismo látigo se desviaría.

 

Se ha conservado en la actualidad el ritual religioso del saludo que dirige al alcázar el marinero que sube a bordo, que data de los tiempos en que de ese lugar colgaba un crucifijo. Bien, esto sería en el plano digamos positivo, pero en el rudo mundo de la mar, también abundan los consejos que rechazan los símbolos cristianos y a los clérigos, como portadores de mala suerte.

 

Por eso algunos pescadores se quedan en tierra el resto del día si se encuentran con un clérigo o una monja al dirigirse hacia el muelle ( les aseguro que esto lo he presenciado de pequeño en mi pueblo). En las islas Faeroes, entre Noruega e Islandia, los cazadores de ballenas creen que su enorme presa se escapará si un barco con un sacerdote a bordo navega entre ellos y la costa.

 

Hasta la lectura en alta voz o la cita de frases de la Biblia en alta mar implica serias amenazas, excepto durante un funeral. En el año 1707 un marinero, momentos antes de ser ahorcado, gritó desde el pañol de la verga las palabras del salmo 109:

 

Acórtense sus días, y otro reciba su ministerio. Que sus hijos queden huérfanos y viuda su mujer. Nadie le muestre misericordia.” El hecho acaecía en el ‘Association’, buque insignia del almirante Cloudesley Shovell. En el mismo año, el Association y otros dos barcos naufragaron cerca de las británicas islas Scilly, con una pérdida de 2.000 hombres.

 

Según la leyenda, Cloudesley, responsable de la ejecución del marinero, fue llevado inconsciente a tierra por las olas y enterrado vivo. Cierta mujer confesó en su lecho de muerte que lo descubrió en la playa de la isla St. Mary y que lo sepultó bajo la arena después de cortarle los dedos para apropiarse del rubí y de los anillos con esmeraldas que llevaba.

 

En los días de la navegación a vela se creía que los marineros muertos se reencarnaban en los petreles y en las gaviotas. Si una de estas aves aparecía sobre el barco en alta mar, era señal de tormenta. Pero el ave más temida era el gigantesco albatros de los mares del sur, a cuya aparición seguía inexorable la borrasca. Si alguien abatía a este monstruo de los aires, desataba sobre sí infinidad de desgracias como narra Coleridge en su poema «Leyenda del antiguo marinero».

 

Pronunciar el nombre de conejo o cerdo en alta mar constituye un tabú cuyo fundamento se ignora. Pero quizá lo más curioso sea la prohibición de silbar. Los diarios de a bordo de los transatlánticos modernos revelan que, incluso durante los últimos 50 años, se ha castigado a los marineros por romper este tabú. Se pensaba que el silbar provocaba la formación de fuertes vientos, y sólo se permitía durante la calma chicha o en medio de la niebla.

 

Tampoco se libran otros animales. Cuando un pescador sale de pesca, considera de buen augurio que un gato le preceda, pero muy malo si se le cruza en su camino. La gente de la mar suele estar muy atenta al comportamiento del gato a bordo. Es tradición popular que si el gato corre, juega o salta pronostica tormentas y galernas; si se arroja el gato por la borda o es ahogado en el mar sobrevendrán calamidades al navío y su tripulación.

 

Tales creencias son tan arraigadas que el Almirantazgo británico analiza mucho las posibles denominaciones de los barcos de su flota. Por ejemplo, los nombres de reptil están prácticamente proscritos en la actualidad, ya que en el pasado la Marina inglesa ha perdido cuatro Víboras, cuatro Serpientes, una Cobra, un Caimán y un Cocodrilo, así como un par de Culebras, dos Dragones y tres Lagartos.

 

No olvidemos el clásico temor a llevar una mujer a bordo (esto quizás proviene de una costumbre misógina más que supersticiosa hoy afortunadamente desaparecida), hasta el típico ritual el romper una botella de champán contra la amura de proa en el momento de botar un barco (si no se partía el cristal era un mal presagio) o el modo de librarse de la niebla o salir de la calma consistente en arrojar una moneda por la borda… y así seguiríamos un buen rato más.

 

Por supuesto que yo tengo las mías, pero no las desvelo en público….porque traen mala suerte.

 

 

 imagenes233Avellmarmandala7-9               

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIAS DE LA MAR. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a SUPERSTICIONES EN LA MAR

  1. Destinalia dijo:

    PUES ME PARECE MAL QUE NO DESVELES LAS TUYAS QUE CREO QUE SON LAS MÁS INTERESANTE, PERO MUY BONITO ESTO DE LAS SUPERSTICIONES DE LOS MARINEROS, PERO LA DE TIRAR UNA BOTELLA CONTRA EL BARCO PARA INAUGURARLO LO HE VIVIDO Y ES UNA COSTUMBRE PRECIOSA.YO SINCERAMENTE NO CREO EN LAS SUPERSTICIONES, PERO ME ENCANTA SEGUIR LA CORRIENTE EN TODAS ESAS COSAS MÁS POR DIVERTIMENTO QUE POR OTRA COSA, POR EJEMPLO CUANDO SALIERON DE MODA LOS CALDEROS DE LA SUERTE, LAS PULSERAS, LAS CHUPAS, ETC,,YO ES QUE ME APUNTO A UN BOMBARDEO, ¡COMO QUISIERA VIVIR UNA AVENTURA DE ESAS MARINERAS¡PERO SERÁ EN SUEÑOS PORQUE CADDA VEZ QUE ME SUBO EN UN BARCO SE ME SALEN LAS TRIPAS. UN BESITO.

  2. Guaci dijo:

    ¡Hola navegante!:
    He leido por ahí que la superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía: la hija loca de una madre cuerda…jejeje. Aunque siempre ha existido,  yo creo que a partir del nacimiento de la Ciencia la superstición comenzó a languidecer y posiblemente sea en el mar donde aún perviven con cierta intensidad estas creencias y prácticas precisamente por el aislamiento en un medio hostil tal como afirmas.
    Me voy a quedar sin saber cuales son las tuyas….pero espero que algún día te decidas a exponerlas en público ¿ lo harás?.
    Muchos besitos y cuídate Rubén.
    Triana. 
     

  3. Valeria dijo:

    Uy!! ahora me despertaste el bichito de la curiosidad y pienso que debés explicaciones, jejejeje!!, a ver si un día nos contás cuáles son tus supersticiones. Yo, en serio, no tengo, o por lo menos no recuerdo ninguna ahora, y se debe a que me da mucha vagancia estar preocupándome por ellas, jejeje. Cuando era chica me inventaba mis propias supersticiones: si piso esa baldosa me toman prueba, si tomo el vaso de agua entero me enfermo, si como tal cosa me da mala suerte … y así. Creo que eso habla un poco de que es inanato de los seres humanos buscarle un sentido mágico a las cosas, sobre todo a las desgracias que caen fuera de nuestra voluntad. La cuestión es que jugué tanto a eso de inventar supersticiones y seguirlas, que me cansé, jajja, y ahora me da mucha fiaca prestarle atención a alguna. Muy buena la entrada, son datos curiosos e interesantes. Besos. Valeria

  4. Sonia dijo:

    cuantas supersticiones… wow… las desconocía y es como siempre un placer instruirme un ratito en tu hermoso rinconcito.
    un besito con cariño
     

  5. Rosa Mª dijo:

    Me quedé con las ganas de conocer las tuyas.
    Un saludo.

  6. la novia del viento dijo:

    Ruben, de todas las conozco es la de la mujer a bordo y el champan, las demás no, ahora te dejo, me ha venido uno de mis momentos malos de la edad, o sea, la puta pre menopausia, mañana vengo y te digo, esto de tener las hormonas revueltas se me da fatal, un saludo compañero y nos vemos mañana. amelia

  7. Merce dijo:

    uy!! que interesante, me encantan estas cosas de las supersticiones.No creo demasiado en ellas, pero me intrigan ya que mucha gente y en muchos oficios se tienen en cuenta.
    Yo la única mania o superstición que tengo, es la de no tener jamás unas tijeras abiertas delante mio, las cierro e incluso las guardo en un cajón.
    Me intrigan las tuyas, pero si da mala suerte no las cuentes. Si un dia me encuentro contigo y te veo hacer cosas raras ya sabré que es una surpestición tuya jijijiji
    muchos besitos y buen fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s