EL LABRIEGO Y LAS MEIGAS

viejocampesinoxm2

Yo le conocía desde aquel mismo día que mi amigo Xuxo me invitó por primera vez a la casa de los abuelos allá en aquella apartada aldea de la Galicia del interior.

 

Esa zona está salpicada de caseríos y pequeñas aldeas, en muchos casos medio abandonadas, donde apenas quedan labriegos que mal trabajan las tierras, que mal viven rodeados de soledad, que mal visten porque no tienen para quien vestirse y que mal disfrutan de la vida, porque la vida les ofrece muy pocas posibilidades de disfrutarla.

 

Y Xoan era un labrador que vivía en los aledaños del caserío de Don Cosme rodeado de una espesa vegetación, en medio de una bellísima cadena montañosa coronada por A Pena dos Catro Cabaleiros. Las gentes del lugar le conocían como “El Labrego de la Tristeza”, porque nunca nadie recuerda haberle visto sonreír,

 

Desde siempre le había visto con la misma mugrienta vestimenta del día anterior, se recalentaba un bebedizo que a duras penas desprendía un mísero olor a café de La Guinea, se medio acicalaba, se medio peinaba y se asomaba a la ventana desde donde podía contemplar, los días que la niebla le dejaban ver más allá de sus narices, su aldea llena de casas cerradas o medio derrumbadas, y, con su mejor sonrisa y el desánimo asomando a sus ojos, saludaba el nuevo día con su frase favorita: “buenos días soledad”.

Dibujo

Más de pronto un día causó admiración a los vecinos de la aldea y los de las localidades cercanas el descubrir que, de buenas a primeras y sin que se conociera acontecimiento extraordinario, aquel labriego desaliñado, triste y melancólico, paseara por los caminos del lugar canturreando, minuciosamente aseado y desprendiendo un oloroso y varonil perfume, pelo engominado y peinado a lo ejecutivo, vistiendo ropa informal pero elegante y limpia, zapatos lustrados y camisa de un blanco inmaculado.

 

Aquello se extendió como la pólvora. Todo era un decir y un come-come; corrillos, cuchicheos al oído, intrigas, suposiciones; el caso es que todos decían, pero nadie sabía, así que, reunidos en asamblea los notables de la comarca, decidieron  comisionar a mi amigo Xuxo, que estudiaba en la capital y suponían con capacidad de expresarse elocuentemente para que investigara este extraño fenómeno.

 

El mandato era claro y tajante: Había que averiguar, por el buen orden y reputación del lugar, lo que acontecía en torno al Labriego de la Tristeza.

 

Xuxo aceptó de buen tono pues le prometieron un dinero del fondo común dedicado a la extinción de incendios en el monte, y a él le venía de perillas para sus gastos en la ciudad. Así que una tarde se acercó a la casa del labrador pensando por el camino la manera de sonsacarle a Xoan los motivos de su nueva vida disipada y desordenada.

 

No tuvo que emplear su ingenio porque el Labriego de la Tristeza de inmediato le puso al corriente de todo cuanto acontecía. Tal era el júbilo que embargaba por poder contar a alguien la buena nueva, que invitó a Xuxo a beber una copa de orujo para celebrarlo, pero a esa copa siguieron muchas más copas.

 

Corteja meigas…., fue su lacónico informe a los notables del lugar antes de caerse de bruces en el suelo desprendiendo un más que evidente vahído de alcohol que certificaba más allá de cualquier duda razonable, la borrachera que llevaba encima.

 

Los notables se quedaron estupefactos, pero nunca se ha sabido con certeza si fue por la embriaguez de mi amigo o por tal inesperada confidencia. El caso es que a base de tazas de café y duchas frías consiguieron sonsacarle algún detalle más.

 

—Los viernes a medianoche y al amparo del castaño caido baila con meigas y meigallos. Y eso fue todo, porque Xuxo empezó a desvariar y no consiguieron que hilara ni una palabra más que tuviera cierta coherencia con el caso que nos ocupa.

 

La noticia llenó de júbilo y de escepticismo, a mitades, a las gentes de la comarca. En la carretera que conduce de la aldea a Ferrería hay una antigua capilla del siglo XIII y a su lado un prado coronado por un inmenso castaño caido de dimensiones colosales.

meigasascm7

Y el viernes llegó y ya fuese por curiosidad o por convencimiento, al caer la noche el lugar estaba abarrotado de gentes. Había chicos jóvenes de las aldeas cercanas que venían a ver si también ellos podían ligar con meigas. Había jovencitas que aspiraban a saltar a la fama y se corrió el rumor de que los meigallos poseían el don del hechizo y ellas querían hechizar con sus encantos.

 

 Vinieron un grupo de gaiteiros que estaban empezando su carrera musical y creyeron que esta romería era una buena ocasión para darse a conocer. Y claro, habían venido pulpeiras, porque en la Galicia del interior cuando por cualquier motivo se reúnen las gentes, las pulpeiras son las únicas que imprimen solemnidad al acontecimiento.

 

Y la medianoche llegó,  y llegó El Labriego de la Tristeza que, entre aplausos de bienvenida y gritos de “farsante” se adentro en el prado, se quedó con su camisa blanca inmaculada y con sus zapatos de charol y comenzó a bailar a los sones de una balada agarrado a una meiga espigada y pelirroja, y, tal se complementaban que parecía que sus pies volaban sobre la fresca hierba de aquel prado, iluminado por la luz de la luna y por los faros de los coches de los curiosos que abarrotaban el lugar.

aquelare

Algunos se mofaban de la situación porque aseguraban que estaba bailando solo, pero pronto salto al prado La Extremeña, una mujer madura y bella que había recalado por aquellas tierras después de dar tumbos por diferentes lugares y se agarró a un meigallo y también comenzó a bailar. Y pronto todos los chicos y las chicas estaban bailando en el prado siendo sus parejas las meigas y meigallos que allí habían acudido.

 

Un notable del lugar miró a Don Camilo, el jefe de los notables y le dijo que la gente estaba loca, que estaban bailando solos, pero Don Camilo haciendo caso omiso de aquel hombrecillo, se dirigió a un lateral del prado y sacó a bailar a una meiga de abundantes carnes y generosas nalgas que hacía un buen rato le estaba mirando.

 

Enseguida Xuxo me lo contó:

 

–Rubén, tienes que contemplar algo insólito…y me invitó a la casa de los abuelos de la aldea para que por mis ojos admirara ese prodigio que se sucedía cada viernes a la noche, y así, a la semana siguiente nos presentamos en el prado y pudimos observar admirados a las gentes bailando con las meigas.  

 

Pasado un tiempo nos llegó la noticia que La Extremeña se quedó a vivir para siempre con el labriego al que ahora llamaban El Labrego Soñador.

 

Hoy día hay personas malintencionadas que dicen que todo eso de las meigas no fue más que un inventar al rebufo de los acontecimientos, pero ya se sabe que en Galicia, esto de las meigas son cosas muy serias, y si Don Camilo asevera que bailó con la meiga de las nalgas generosas, eso señores y señoras, eso ya es otra historia.

 

Y además Xuxo y yo lo vimos con estos ojos que un día se comerán los gusanos…  ¿ o quizás lo soñamos…..? 

Rubén

 

 

(  Dedicat a l’amiga Anuskilla perquè s’animi a visitar Galícia amb major freqüència.)

 

 

 

609409005_0a2a065829          

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a EL LABRIEGO Y LAS MEIGAS

  1. TEANED dijo:

    Hola Rubén!! como siempre un gusto leerte, desde que te conozco mira que he echo viajes imaginarios nada más que con tus entradas, tienes el don de contar las cosas que particularmente yo parece que las estoy viviendo.Me habían hablado mucho de Galicia, pero ahora es como si hubiese estado en ese lugar…….. gaiteros, meijas , Labrego soñador. Me ha encantado.Besos y feliz día.

  2. SILVIA dijo:

    UN RELATO PRECIOSO, QUE ME HACE CONOCER UN POCO MAS , DE TU HERMOSO PAIS, Y DE SU GENTE, Y DE SUS HISTORIAS¡¡¡¡CULTURA MUY RICA, POR CIERTO ¡¡¡¡ABRAZO RUBEN, ESPERO QEU ESTES MEJORCITO

  3. Hari dijo:

    Rubén, echaba de menos estas entradas. Muchos besos y me alegro mucho de que ya estés bien.-Hari-

  4. 000000000 dijo:

    PRIMERRO DECIRTE QUE ME ALEGRO QUE TE LEVANTARAS DE ESA CAMA, NO ES BUENO MERNOS TANTO TIEMPO CUANDO TENEMOS UNA GRIPE, BUENO AL MENOS ACA NOS DICEN QUE ENTRE MENOS CAMA MUCHO MAS RAPIDO NOS SALDRA, ASI QUE ME ALEGRO QUE YA ESTES MEJOR Y DELEITANDONOS CON TUS BELLAS ENTRADAS. ESTA ME GUSTO MUCHO PORQUE USAS EL SABOR RICO DE LA CULTURA Y SU GENTE, NOS TRANSPORTAS A QUE CONOSCAMOS COSITAS QUE EN MI CASO SON DESCONOCIDAS, ME GUSTO MUCHO TU RELATO ESCRIBES MUY LINDO Y SE QUE A LA DEDICADA LE ENCANTARA, TE DEJO UN ABRASITO Y DESEO TERMINES BIEN EL DIA

  5. Carmeli dijo:

    **************************************************************************************************************************concho mi niño, no me da tiempo a leerte, solo paso a darte las gracias por tu visita, ummmmm estas fotos como me suenanpaso en la noche, dejame un sitito en la cama, quiero que tu me la leas, se que no corres peligro, jajajajajaja pues las fuerzas aùn no estan recuperadas. Beixos meu moziño, queroteeeeeeeeeeeeeee

  6. ♥ αηgєℓεs ♪♪ dijo:

    Como buena gallega,creo que has acertado en la melodia que has pues a este relato.As meigas habelas ainas…….Bicos desde esta fermosa terra…

  7. Amistad dijo:

    me encanta, es precioso,,,, "haberlas hailas" un buen orujo para ti para curar la gripe, besines de una cazurra, cercana a la tierra las meigas.

  8. ana dijo:

    precioso me encanta jajaja esa soy yo muchas gracias ruben

  9. Destinalia dijo:

    Mira, yo creo y no es por fastidiar, que este labriego iba a las casas de tapadillo, porque aquí en Canarias en la época de antaño cuando los viejos cabreros que pernoctaban y hacían las delicias de las cabras(ahora se dice zoofilia) se lavaban y se acicalaban para ir a ver a las mujeres de mala vida y cuando le preguntaban ¿a dónde vas Pepito?este le contestaba ,¡a ver a las brujas¡.Normal que se coman los gusanos, lo malo es que los gusdanos se los coman a ellos ¡pa que se lo coman los gusanos, que se lo coman los cristianos.Te recomiendo el libro "El arrorró del cabrero" de Victor Ramirez.

  10. Carmen dijo:

    Hola navegante,tienes un pequeño juego en mi blog por si quieres pasárte y contestar a las preguntas.BesosCarmen

  11. ESPACIO dijo:

    ¡Por fin te encontré querido Rubén! ¡Ay mi navegante solitario! Estuve varios meses ausente de este mundo interactivo. He vuelto y me ha costado encontrarte, pues todo esto está bastante cambiado. Yo guardo tus pps y un maravilloso recuerdo de tu persona.El relato de meigas y aquelarres me parece fantástico. Besiños.Carmen.

  12. Franchesska dijo:

    Hay mucha gente como dicho labriego, que ya no le interesa sonreír a la vida, solitaria, vagando sin esperanza, si ni tan siquiera dejarse acompañar en el día a día…espero que lea tu bella historia y cambie de actitud, como un buen día hizo el personaje de tu cuento…como siempre querido Rubén un placer leerte. Un beso amigo.

  13. Blanca dijo:

    Saludos,Rubén. Te he leído en el Space de un amigo y te he querido hacer una visita, pues por falta de tiempo he abandonado el visitar los Spaces. Te ofrezco el mío para que te encuentres como en tu casa. Si algo te sirve, es tuyo.Te invito a visitar mí página de las presentaciones de power point, he colgado algunas nuevas. He cambiado de servidor y ahora ya está a tu disposición. Puedes descolgar las que quieras ver o enviar a amigos. Con motivo del día de San Valentín, he puesto una del AMOR que me gustaría que vieses…. Y otras muchas que te van a gustar también. No dejes de visitarla ¡¡Qué tengas buen día!!http://corrientita.iespana.es/

  14. Valeria dijo:

    Déjà vu Rubén? estoy teniendo muchos últimamente, jejeje, me pasó en mi blog y me pasa ahora, pero estoy casi segura que es porque había leído la historia del labriego festivo hace unos meses, jeje. Me gustó esa vez y me vuelve a gustar ahora. Como ves volví de mis vacaciones, pese a mi misma claro, pero lo positivo es que vuelvo a leer a los amigos, eso se extraña. Un beso enorme!! Valeria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s