LA ISLA DE LOS BUCANEROS

 

La Isla Tortuga ( no confundir con su homónima venezolana) se encuentra situada al norte de la costa de Haití, en Las Antillas, rodeada de aguas cristalinas de color azul intenso. Este pequeño enclave de 180 kilómetros también fue conocido con el nombre de la Isla de los Piratas, ya que desde el siglo XVI, constituyó el refugio clandestino y romántico de piratas franceses, ingleses y holandeses que se enfrentaron a la flota española.

 

Personalmente prefiero llamarla La Isla de los Bucaneros”, término éste que procede de “boucan” o “bucán” ( carne ahumada y conservada, tan apreciada por los piratas) cuyo origen no es francés como generalmente se cree, si no indígena caribeño como tantas otras palabras de uso marino como hamaca, tiburón, etc., y es que en dicha isla había abundante ganado suelto y asilvestrado para que navegantes y náufragos se proveyeran de ella.

 

  

 

Conviene diferenciar los términos con que fueron denominados los ‘bandidos de la mar’ ya que filibustero, del holandés “ vrij boutier” ( el que va a capturar botín), en inglés será “ freebooter” y en francés “filibustier”.  Al igual que corsario no tiene nada que ver con Córcega, ya que procede de la “patente de corso”, que era un contrato para correr los mares atacando navíos de bandera enemiga, nunca la propia; o bergante, que significa furtivo y camorrista,  y pirata que proviene del griego πειρατς y su definición es “ el que emprende”, el que toma un camino.

 

Y en lo que hoy día es un demandado destino turístico, por aquel entonces se asentaron desertores, bandidos, desclasados, herejes, rebeldes…la mayoría de ellos en la costa norte de Haití y la Isla Tortuga, estableciendo en ésta su principal base puesto que allí compraban municiones; cuchillos, hachas y todos los demás pertrechos.

 

Cuando divisaban por ejemplo un contrabandista danés que se dirigía al paso entre la isla de Cuba y Haití, salían a su encuentro en pequeños bergantines para vender su carne ahumada a buen precio. Como en el caso de los vikingos, la piratería nunca aparece perfectamente separada de lo comercial, y los barcos ingleses y franceses fondeaban cerca de esa base para comprar provisiones en su viaje de regreso a casa.

 

 

 

 

La mayoría de los bucaneros eran franceses o ingleses, pero también había entre ellos indios campeches, esclavos negros evadidos, cimarrones, muchos holandeses, e incluso irlandeses. Algunos eran hombres honrados – exiliados por cuestiones religiosas -, náufragos y pequeños terratenientes expulsados de Barbados y de otras islas de la zona por los grandes cultivadores de azúcar. 

 

Esta legendaria isla de bucaneros La Tortuga, inspiró a escritores como Emilio Salgari, Stevenson o Walter Scott, estando presente en obras de la talla de "El Corsario Negro", "El pirata" y "La Isla del Tesoro", y como curiosidad apuntaré que en año 2004, algunos medios de comunicación llegaron a darle por perdida al informar que había quedado totalmente sumergida por la tempestad que se desencadenó tras el huracán "Jeanne". Por suerte no fue otra Atlántida.

 

Y como no podía ser menos, por La Tortuga pasaron todos los filibusteros legendarios, como lo hizo en el siglo XVI Sir Francis Drake, que dejó de ser pirata para convertirse en un corsario, es decir, obtuvo una “patente de corso” por parte de Inglaterra para atacar sólo las naves de potencias enemigas y repartirse luego el botín; y en el siglo XVII, otro insigne pirata inglés: Bartholomew Sharp.

 

 

 

 

De todo ellos, merece destacar al famoso “Barba Negra”, que se estableció en la isla algún tiempo. Este bandido, que llevaba una enorme barba oscura adornada con cintas y trataba con enorme crueldad a los prisioneros, sólo vivió de la piratería dos años. En 1718 el gobernador de Virginia ofreció una recompensa por él vivo o muerto. El teniente Robert Maynard, de la Royal Navy, consiguió darle alcance con dos barcos y, tras un lucha en cubierta, logró acabar con su vida (después de herirlo veinte veces con el machete y dispararle en cinco ocasiones). Maynard le cortó la cabeza, que colgó en su barco y, finalmente, cobró la recompensa.

 

Y para finalizar, el más sanguinario de todos, el llamado Jean David Nau (El Olonés). Este filibustero, tras naufragar en Campeche, consiguió refugiarse en La Tortuga, convirtiéndose en leyenda por sus crueles abordajes a las flotas, y temido y odiado por sus hábitos crueles con los prisioneros, con los que siempre empleaba la misma táctica terrorífica: los interrogaba, los torturaba, elegía alguno que sirviera de ejemplo a los demás al que o bien cortaba su cuerpo en pedazos o bien le rasgaba el pecho sacándole el corazón que a veces masticaba y escupía a la cara de los demás.

 

 

 

Su final fue trágico, ya que capturado por los caníbales de la tribu Kuna del Darién (Panamá) terminó siendo devorado vivo por éstos, como colofón al ritual que le prepararon como homenaje.

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a LA ISLA DE LOS BUCANEROS

  1. Destinalia dijo:

    Pues muy interesante la verdad,y más teniendo en cuenta que me tengo que informar bien sobre los piratas, porque este año el carnaval de Las Palmas versa sobre los piratas y no sabía si disfrazarme de Barba Negra o del Olonés,¡se aceptan sugerencias¡, a ver que dice la Merce que ahora mismo pasa por aquí porque es madrugadora como tu y como no quiere que la dejen sin churro¡, muy interesante la entrada y al Johny Deep me lo como toito.Besos.

  2. Destinalia dijo:

    Muy marchoso estás tu desde por la mañana con esa música, ajjajajja

  3. Hari dijo:

    Me encantan estas entrdas tuyas, Rubén.¡Gracias! Un beso Corazón.-Hari-

  4. Simone dijo:

    Especialmente ilustrada…bueno como todas tus entradas.No parece sino que hayas nacido…criado…y vivido siempre entrefilibustores, corsarios etc…muy cruel y horrible en momentospero que increibles las hazañas en "La isla de los Bucaneros…Un besitopero que increible

  5. 000000000 dijo:

    QUE BONITO RELATO EL DE LA ISLA, ES COMO SI LO VIVIERAMOS ATRAVES DE TUS PALABRAS, MIRA QUE HASTA CANIVALES EXISTIAN VAYA HERMOSO, MUY HERMOSO RELATO, GRACIAS POR TUS CORREOS ESTAN MUY BELLOS, DESEO QUE TENGAS UN LINDO DIA, TE DEJO UN BESITO Y HASTA PRONTITO

  6. Franchesska dijo:

    Hola Rubén, buenas tardes… una historia llena de aventura, me apasiona la vida de los piratas, una forma de vivir siempre rozando limites, buen relato para comenzar el fin de semana…Besos

  7. ana dijo:

    ME ENCANTO COMO SIEMPRE RUBEN, OTRO RELATO GENIAL COMO TU .UN PETONET MACU

  8. Merce dijo:

    Ainnnnsn!! como me gustan los piratas…..un besitoooooo

  9. Carmen dijo:

    Buenos días Rubén…. de todos los piratas yo me quedo con Johnny Deep, aunque lo tenga que compartir con la Leo.Al fin sé de tí aunque sea por tus entradas.Besos y buen fin de semana.Carmen

  10. Isa dijo:

    Rubén: me ha encantado este relato.Y más me ha gustado volver de nuevo a tu espacio, merecido por todo lo alto.Te deseo que tengas una buena semana.Esta canariona te manda un fuerte achuchón y espero seguir en contacto.Besos

  11. TEANED dijo:

    Hola Rubén !!!! como siempre un 10…..,nadie mejor que tu para enseñarnos y relatarnos cosas de piratas. También prefiero llamarle Isla de los Bucaneros. Pasar por tu blog es salir de el con algo nuevo aprendido. Veo que mis colegas las canarionas se estan rifando a Johnny Deep……bueno pues a ver si son solidarias y lo comparten con la mua….Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s