NOCHE DE ÁNIMAS

Llega la Noche de Ánimas ( que algunos snob pretenden sea la noche de Hallowen) y fiel a mi costumbre de hace años, una vez más dedico un relato de tipo alucinante a todas las Ánimas que pululan por el mundo y que en estas fechas están muy próximas a nosotros, haciéndose presentes en ocasiones para que sepamos que nos acompañan siempre.

 

LA MECEDORA

 No sé por qué desde el principio no me gustó nada aquella desvencijada mecedora. Se lo dije a Xoán, con quien compartía habitación en la pensión donde nos alojábamos, y él, con esa sorna gallega que le caracteriza me respondió:

 — Rubén, déjate de alucinaciones, que siempre estás con las mismas historias raras.

 Luego prosiguió con su verborrea en el intento de convencerme de la necesidad de disponer de algún mueble que utilizaríamos para desahogo. Bien es verdad que esas amplias habitaciones dedicadas a estudiantes en aquella capital gallega, andaban escasas de mobiliario: dos camas, dos armarios reducidos y una triste mesa con dos sillas

 Así que aquella noche que regresábamos de recoger unos apuntes vimos la mecedora abandonada junto a un contenedor de basura y a mi compañero de estudios se le hicieron los ojos chirivitas  porque iba a solucionarnos el problema. Como un niño se estuvo meciendo en ella un buen rato, y al final opté por ayudarle en el traslado hasta nuestra habitación…pero a mí me seguía dando mala espina ese viejo mueble.

 Con mucho sigilo subimos las escaleras de la pensión y sin apenas hacer ruido para que la dueña no se percatara de nuestras andanzas, conseguimos depositarla en una esquina de nuestra habitación y allí fue acumulando encima de ella ropa de vestir nuestra. 

Apenas pasados tres días, una noche que me encontraba estudiando creí notar que la mecedora se movía. Y porque en principio parecía imposible, pensé que podría deberse a una corriente de aire y me levanté a cerrar las ventanas…pero las ventanas estaban cerradas.

 — ¡ Vaya Rubén, estás elucubrando!, me dije a mí mismo. 

 Cuanto volví a sentarme a la mesa no cesé de mirar por el rabillo del ojo y poco a poco me fui calmando, pero pasado un buen rato, de pronto, un ruido me sobresaltó, y al volverme pude comprobar que las cazadoras que antes estaban en el respaldo de la mecedora habían caido al suelo. Me levanté no sin cierto recelo a recogerlas y está vez ví muy claramente que la mecedora se movía con un compás lento….como si alguien se estuviese meciendo…

  Bastante alterado llegué a la habitación de al lado donde Xoán tomaba notas de unos apuntes que le facilitaron los compañeros de estudios que la tenían alquilada, y tras un apresurado relato de lo acontecido minutos antes, todos comenzaron a reirse pensando que yo era poco menos que un loco lunático.

 Al regresar los dos a nuestra habitación, una vez abierta la puerta pudimos ver la merecedora caida en el suelo y las ropas desperdigadas por doquier. Pensando Xoán que todo era debido a una broma mía de mal gusto, levantó la mecedora y volvió a colocar la ropa sobre ella, y seguidamente nos fuimos a la cama….pero yo no quitaba ojo a la mecedora…

 En el sopor del entresueño que me invadía, un ruido me sobresaltó y encendí la luz. Xoán igualmente se incorporó y atónito escuchaba el roce seco del llavero metálico que colgaba de la llave de la cerradura balanceándose y golpeando la madera incesantemente. No dábamos crédito a lo que nuestros ojos veían, el llavero moviéndose lentamente sobre la cerradura y la mecedora cada vez más agitada, tornándose a violento el vaivén…hasta que se volcó.

 

Entonces un chorro de fría brisa llegó hasta nuestros rostros. Enmudecidos por lo aterrados que nos encontrábamos, comprendimos que alguien invisible, un espectro seguramente, debía haber abandonado nuestra habitación tras manifestar de forma tan sutil y estremecedora su malestar por habernos apoderado de la mecedora.

 Bien temprano, al rayar el alba, somnolientos de la vigilia que habíamos mantenido al no poder dormir, bajamos en silencio la maléfica mecedora hasta el contenedor de donde en mala hora la habíamos recogido. En el trayecto caí cuenta del por qué tenía yo aprensión a ese mueble desde el principio.    

 Y es que en la oscuridad de aquella noche no había leido la inscripción que tenía grabada en el respaldo: “ Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento, cuente el número de la Bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis…..”

Rubén.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a NOCHE DE ÁNIMAS

  1. Olina dijo:

    Hola hijo, ya echaba de menos estas historias tuyas, si fue real, menudo susto os llevariais, luego os partiriais de risa, ami eso de hallowen no me gusta, donde esten nuestras fiestas que se quiten las de otros paises, feliz fin de semana, besos.

  2. May dijo:

    Waouuuu….!!!, qué apasionante…!!!, a mi todas estas cosas me encantan, no me producen miedo, sino curiosidad, ¡¡¡lo q daría yo por tener un encuentro con un espectro !!!, la de cosas q tengo ganas de preguntar, de alguna u otra forma supongo q podrían responder ¿no?.
    hace años, siendo yo una adolescente, hicimos cinco amigas una güija, cuando la cosa comenzó a funcionar, se asustaron y me quedé con las ganas, solo supimos q era mujer, q se llamaba Isabel, q tenía 27 años cuando murió q q no fue muerte natural, al preguntar si la habían matado, se volvió loco el vaso y todas salieron corriendo, a mi me hicieron la pascua, no he conseguido encontrar a nadie q lo quiera hacer, igual un día me animo y lo hago sola, no sé si una sola persona puede, pero por probar, jejjeje, si lo hago ya te contaré si funciona o no.
    A mi ni me gusta ni me disgusta lo de Haloween, es la verdad, pero llamarlo “ánimas” cuando son día de los muertos… es q suena a …”ánimo” y poco ánimo quedan a esos pobres ya.
    Lo q realmente me dsgusta es la parafernalia q se monta ese día en los cementerios, todo kiski a sacar brillo a las tumbas y a floripondiar las lápidas, cawennnnn…, ¡¡¡ cuánt@s habrá q los pobres no olieron ni una flor en su pobre vida !!!!
    ¿q pasa?, el resto del año no se acuerda la gente de las pérdidas familiares o de amig@s?, q asquito, yo quiero q me incineren, más barato, se ahorran los gastos de “mausoleos”, las flores , las lágrimas y gaitas, lo q mis ojos no hayan visto en vida… en muerte q lo disfruten en ellos, q a mi ya …. como dicen “después de muerto… la cebada al rabo”.
    De todas formas… a pasar bien estos días de descanso y…. “¿ande andará la mecedora ahora?”, hace tres meses regalé la mía a mi vecina porque era un trasto, mira q si pasa lo mismo a ella, jajajjajaja

    Bsts y un abrazo con cariño galleguiño de “pro”, q no te lleve el viento, porque aquí en Cantabria soplaaa….., uuufffff…

    • May dijo:

      galleguiño no, pooooorrraassss…!!, cantabriño de pro, joe, esto es culpa de la mecedora o de las ánimas, jajajajajajaj

      Perdón, perdón…, estaba oyendo el temporal q entra por Galicia y me he ido al Oeste de la península, jajajajaajaj, madreeeee…., no sé si salir de casa hoy, esta mañana se me ha cerrado la puerta de casa, he tenido q saltar por el jardín de una vecina (en pijamaaaa) y entrar por la ventana de mi habitación, q gracias a Dios, estaba abierta ventilando, lo q te digo, q igual, cerradita hoy en casa estoy mejor, jajjajajaja

      ¡¡¡ Feliz puente !!!, aquí hoy sopla un viento de esos q tú ya sabes.

      Bsts semipaisano.

  3. selmagibran dijo:

    Un placer volverte a leer, Rubén.
    Aqui te dejo un enlace de mi blog, que creo que no lo tienes.
    Bessos y disfruta este fin de semana largo y desapacible. Yo ya me he aprovisionado de batatas, nueces, granadas, castañas, madroños, etc…

  4. Francheska dijo:

    Vaya Rubén, qué historia más increíble, digna de esta noche desde luego… a mi que me gusta dedicar mi tiempo libre a restaurar pequeños muebles que encuentro en rastros y anticuarios, te puedo asegurar que al acariciarlos, y mimarlos te hablan! lunatica, verdad?….. ;o), un besito de ánimas.

  5. Sagrario dijo:

    Ruben para mí fué una noche normal, no celebro Waloween.
    Que se te haga corta la semana.
    Un abrazo.

  6. alba40-@hotmail.com dijo:

    Ruben eres fantástico ! Tienes mucha imaginación,Yo no celebro el haloguel) o como se llame, para mi lo de siempre es mas autenticó,de todas maneras la historia es divertida,para compartirla con amigos, castañas, moscatel y muniatos.
    Un abrazo Marta.

  7. Sagrario dijo:

    HOLA AMIGO, PASO RAPIDITO PARA DESEARTE UN HERMOSO FIN DE SEMANA.
    MUAK! MUAK!

  8. Rela53 dijo:

    Joé! qué acojone, genial el relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s