LA BRUJA HELVÉTICA

  El periódico suizo Neue Zürcher Zeitung, publicó la siguiente nota el 25 de enero de 1782 ofreciendo una recompensa a los que capturasen a Anna Göldin:

 El meritorio Estado de Glaris, de confesión evangélica, ofrece por la presente, por el descubrimiento de Anna Göldin, descrita más abajo, una recompensa de cien coronas; además se solicita a las altas y más altas autoridades y a sus representantes oficiales a procurar toda la ayuda posible en la captura de esta persona; teniendo en cuenta que ella ha cometido un acto espantoso, por medio de la introducción de una serie de agujas y otros objetos de forma secreta y casi incomprensible, contra una pequeña niña inocente de ocho años.

Anna Göldin, de la comuna de Sennwald, perteneciente al distrito del Alto Sax y Forstegg, en la región de Zurich, de hacia 40 años, grande y alta, cara rellena y colorada, pelo y cejas negras, ojos algo enfermos y grisáceos, habitualmente enrojecidos, de apariencia descuidada, y habla en su dialecto de Sennwald, lleva falda medianamente de color, una camisa azul con rayas y un corpiño azul, una chaqueta estampada y gris, medias blancas, sobrero negro, debajo una cofia blanca y lleva una bufanda de seda negra.

 Fecha, del 25 de enero de 1782. Cancillería evangélica de Glaris.

 

  ¿ Quien era esta Anna? pues sencillamente: la última mujer ejecutada por brujería en Suiza, el 18 de junio de 1782. Probablemente, también fue de las últimas “brujas” ajusticiadas en Europa, ya que en 1793 se ejecutaron dos mujeres en Polonia.

 Nació en Sennwald en 1734 en el seno de una de familia pobre. Tuvo tres hijos con Jakob Rhodurner y, después, con el Dr. Zwicky, pero sólo sobrevivió uno.

 Al fallecer este último por causas desconocidas, entró al servicio de la familia del médico Johann Jacob Tschudi para ocuparse de la casa y del cuidado de sus cinco hijas. Poco tiempo después se extendió el rumor de estar embrujando a Anne-Miggeli, la segunda de las niñas valiéndose de sus malignas artes y depositando agujas en el bol de la leche y en el pan que tomaba la pequeña. Posteriores investigaciones aclararon que también habían sido halladas agujas en la taza del desayuno de Susana, otra de las hijas del citado médico.

 Tras ser despedida de la casa, la niña Anne-Miggeli enfermó, tenía convulsiones y fiebre alta, apareciendo como poseída y cada día expulsaba por su boca agujas ensangrentadas. La criada Anna desapareció como por encanto y comenzaron las pesquisas para apresarla.  

  Acusada de practicar magia negra sobre la niña, Göldin fue arrestada por fin, y el 21 de febrero de 1782 fue enviada a Glaris para ser sometida a tortura, con el fin de hacerla confesar de sus pactos con el diablo. El proceso fue rápido, ya que Anna Göldin no podía explicar la presencia de cuerpos extraños en el cuerpo de Anne-Miggeli. Durante ese tiempo, la salud de la hija de los Tschudi mejoró notablemente, y para los jueces, esta mejora de su estado probaba que la «bruja» ya no tenía dominio sobre su víctima. Fue condenada por el tribunal a ser decapitada y ejecutada el 18 de junio de 1782.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LA BRUJA HELVÉTICA

  1. olina dijo:

    Hola, por fin escribes algo, vaya historia, ¿seria verdad? antiguamente abundaban esas cosas, feliz domingo, besos

  2. May dijo:

    Escalofriante, caray Rubén como comenzamos el año… aynsss…, menos mal q esta noche estoy en vela, ajajajja….

    De ser cierto…, más q brujería es la locura de una mujer mala y perversa y con un transtorno mental psicótico, no tiene otra explicación aunque sí otros calificativos.

    Aunque sin remontarnos tantos años atrás…., hay cada caso hoy en día q pone los pelos de punta de las atrocidades q salen en los medios de comunicación y creo q hay más q aún no se han descubierto.

    Tela marinera marinero, en fin…, por suerte todo se fué solventando.

    Te dejo muchos bsts y un fuerte abrazo con cariño.

    Q tengas una feliz semanita.

  3. Rela53 dijo:

    Muy, muy interesante, pobre mujer! o mujeres, mejor dicho, siempre se les acusa de algo, la iglesia si pudiese nos machacaria a todas, me pregunto yo, y esa pobre mujer de donde sacaba tanta aguja, estamos en l780 + ó – las agujas eran caras, se compraba una o dos, habria solo una tienda,seguro, ah! se me olvidaba, como era bruja las fabricaba ella, ay Señor!
    Yo aún recuerdo cuando de niña (y no tan niña) iba a comprar agujas, serian unas cuatro o cinco y siempre las prendian en el papel que despues las envolvía.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s